Una Teoría Económica de Censura

Resumen

La regulación de la televisión radiodifundida puede explotar los costos hundidos como un medio de ejercer control sobre el contenido del discurso de las emisoras de radiodifusión para compeler el discurso favorecido y reprimir el discurso desfavorecido. Una política sobresaliente de la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés), que manifiesta extracción de la renta, es la prohibición de la propiedad cruzada de periódicos y televisión. Un modelo de extracción de la renta de la regulación de la televisión radiodifundida muestra cómo esta regulación aparentemente estructural puede facilitar la influencia del gobierno sobre el contenido de los programas de las emisoras de radiodifusión y, de hecho, por qué es ventajoso para la FCC incluir conscientemente métodos para influir sobre el contenido de los programas de televisión radiodifundida dentro las regulaciones que son proclives a grados menores de escrutinio judicial.

Reguladores federales desde el inicio de los 1930 han buscado controlar el contenido de los programas de la televisión radiodifundida. Con esa experiencia como un prólogo, la incapacidad sostenida de la FCC para proporcionar razones convincentes para la regla sobre propiedad cruzada de televisión y periódicos invita a la pregunta sobre si las reglas sirven una función que es políticamente conveniente, opaca y duradera, pero constitucionalmente ilegitima. A través del análisis económico, uno puede conjeturar sobre tal función.

Aunque aparentemente sea una regulación estructural de la industria de la televisión radiodifundida, la regla de propiedad cruzada de periódicos y televisión aumenta la vulnerabilidad de una emisora a los esfuerzos políticos para controlar el contenido. La regla lo hace mediante el aumento del monto de la inversión de la emisora en su estación que está en riesgo de pérdida si la FCC no renueva su licencia. Inversiones por la emisora en activos específicos le expone al riesgo que el regulador pueda influir en las elecciones de la emisora sobre el contenido por amenazar terminar la vía de ingresos que es necesaria para recuperar la porción del costo de su inversión en activos específicos, que queda no amortizada al final del plazo de la licencia actual. La capacidad del regulador para bloquear la recuperación de los costos de las inversiones de la emisora en activos específicos no amortizados puede, por lo tanto, proporcionar la palanca para el control de contenido de la televisión radiodifundida por el gobierno.

Por lo tanto, el escepticismo extremo se justifica cuando la FCC declara que la regla de propiedad cruzada de periódicos y televisión no tiene potencial para infringir la libertad de expresión o de prensa. Esta teoría económica de la censura es consistente con las palabras y acciones de varios senadores estadounidenses, que, en 1987, patrocinaron la legislación que posteriormente fue hallada por el circuito de DC que violaba los derechos de la Primera Enmienda de Rupert Murdoch. El caso de News America de 1987 es prueba de que la aplicación de la regla de la FCC es susceptible a la influencia de los miembros del gobierno que quieren castigar a los editores y emisoras que critican poderosos funcionarios públicos.

Bajar como PDF