Primas de Adquisición, Derecho de Valuación y la Elasticidad de Precio de una Empresa que Cotiza en la Bolsa

Resumen

Los economistas financieros generalmente creen que la demanda por una acción específica cotizada en la Bolsa es prácticamente perfectamente elástica al precio. Esta proposición tiene implicaciones importantes para muchas reglas de derecho corporativo que se refieren al valor correcto de la corporación. En un artículo de Yale Law Journal, la profesora Lynn Stout argumenta que la curva de demanda de las acciones ordinarias de una empresa cotizada en la bolsa es inclinada hacia abajo. Ella afirma que una suposición fundamental subyacente al modelo de fijación de precio de los activos de capital (CAPM, por sus siglas en inglés) es que los inversores tienen expectativas homogéneas sobre el valor de la acción y que esta presunción implica que el CAPM predecirá que la elasticidad-precio de la demanda de cada acción es infinita (perfecta) .

En la parte I de este artículo, mostramos que el reclamo de Stout relativo a la elasticidad-precio menos que infinita no corrobora su tesis de que el precio de mercado de una acción es una medida del valor no fidedigna e injusta. La elasticidad-precio de acciones infinita no está implícita ni en el CAPM o en la hipótesis del mercado de capital eficiente (ECMH, por sus siglas en inglés). La hipótesis de nueva información sobre los cambios del precio de las acciones ofrece una explicación más plausible para los eventos que Stout reclama que son más fácilmente explicados por la presión de precios (“price pressure”) resultantes de la elasticidad menos que infinita de la demanda.

En la parte II, explicamos por qué el remedio de valuación (“appraisal remedy”) y la excepción del mercado de valores a ese remedio son características de maximización de riqueza del derecho corporativo que aumentan la liquidez de la propiedad y el control de la empresa cotizada en la bolsa. Además explicamos que la regla de valuación de Stout, que ignoraría el valor de mercado, incluso para las empresas cotizadas en la bolsa, tiene fallas teóricas y es inviable en la práctica. Si se adopta, la regla de Stout disminuiría la liquidez (y por consiguiente el valor) de la propiedad corporativa y el control, haría que el desempeño del deber fiduciario de la gerencia en transacciones de control corporativo no solicitadas no pudiera ser probado (“nonfalsiable”), y, por lo tanto, disminuiría la riqueza del accionista.

Bajar como PDF