¿Por Qué la Industria de Telecomunicaciones de los Estados Unidos Colapsó?

Resumen

La industria de telecomunicaciones de Estados Unidos ha colapsado. Mientras escribo este ensayo, Global Crossing está en bancarrota, WorldCom está casi en bancarrota y Qwest puede haberla evitado por poco. AOL TimeWarner ha perdido decenas de miles de millones de dólares en valor de mercado desde su fusión y AT&T continúa deshaciéndose de los negocios, después de haber gastado más de $100 billones para comprar empresas de televisión por cable que, hasta el año 2002, esperaba vender a mitad de sus precios de compra. Los operadores de telefonía móvil y los fabricantes de equipos han perdido, entre enero de 2001 y junio de 2002, tres cuartas partes de 1 trillón de dólares en capitalización bursátil.

En el verano de 2002, algunos en Washington preguntaron de manera indelicada, “¿La Comisión Federal de Comunicaciones es en parte responsable por este desastre?” A pesar de la revelación del fraude contable de WorldCom y las investigaciones de otras compañías, no es suficiente descartar el colapso como resultado de corrupción simple o, en la jerga amorfa de los periodistas de negocios, del “exceso especulativo”. La famosa frase de Joseph Schumpeter “destrucción creativa” es mencionada con mayor frecuencia que pensada. Sin embargo, es incorrecto atribuir el colapso a las labores inevitables de la mano invisible del mercado. La mano de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) ha sido muy visible, influyendo explícitamente las expectativas sobre las cuales especulación y inversión descansan.

Dos esferas de la política regulatoria muestran cómo la FCC puede distorsionar los resultados eficientes. La primera incluye las políticas complejas y controvertidas de la FCC relativas a la desagregación obligatoria de la red local. La segunda incluye la manipulación por la FCC de la Subasta 35; la subasta de espectro para las frecuencias de telefonía móvil que se ha paralizado en un aparente litigio interminable.

Bajar como PDF