La Asignación Eficiente de las Ganancias derivadas de la Venta de Activos de una Empresa de Servicio Público

Resumen

Este artículo evalúa el tratamiento regulatorio de la ganancia inesperada derivada de una compra y venta subsiguiente de activos importantes de una empresa de servicio público. Para sostener el servicio, el tratamiento regulatorio de las ganancias de todas actividades jurisdiccionales es tal que el rendimiento esperado de una inversión de capital igualará a los costos del capital propio. Pero, con el tiempo, los ingresos netos finales de una empresa de servicio público se desvían del rendimiento neto esperado y esa variación puede ser positiva o negativa. La eficiencia económica requiere que el regulador asigne estas variaciones al inversor: dado el tratamiento simétrico de los resultados de pérdidas y ganancias inesperadas, los riesgos que corre el inversor en virtud del contrato regulador son debidamente compensados. El accionista debe recibir cualquier ganancia, incluyendo cambios de tecnología que aumentan la demanda de los servicios de la empresa o vuelven su capital social más productivo, como resultado de un cambio en las condiciones del mercado. La excepción es que el contribuyente deba recibir cualquier ganancia que la empresa experimente como resultado de un cambio en las condiciones regulatorias. Cuando la empresa vende un activo, que ha sido utilizado para proveer servicios regulados y que se ha apreciado en valor, los accionistas de la empresa deben recibir las ganancias por la venta del activo. Esta regla, que viene de la teoría de la eficiencia, es evidente en las decisiones de las cortes y comisiones reguladoras en los Estados Unidos. En resumen, la jurisprudencia sobre la asignación de ganancias inesperadas de una venta de activos de una empresa de servicio público promueve la eficiencia económica.

Bajar como PDF