El Costo de la Disuasión de Conductas Anticompetitivas: ¿Por Qué No Castigar a un Fijador de Precios de Vez en Cuando?

Resumen

Por medio de su sistema de coacción antimonopolios, la sociedad distribuye recursos para disuadir la conducta anticompetitiva. La coacción antimonopolios es costosa porque los fiscales y jueces caracterizan de forma errónea algunas conductas competitivas o que aumentan la eficiencia como colusión horizontal. En este uso temprano del argumento Polinsky-Shavell sobre la compensación entre la probabilidad y la magnitud de multas, este ensayo argumenta que, dado el error judicial y el error fiscal, la sociedad no asignará de manera óptima sus recursos para coacción antimonopolios por amenazar a fijadores de precios con multas exorbitantes que solo tienen una probabilidad mínima de ser ejecutadas.

Bajar como PDF