Desacreditando innovación depredador

Resumen

Desde 1975, cuando el debate sobre la depredación monopolística comenzó a hervir en tribunales y en las universidades, más discusión se ha centrado en los precios abusivos. Y aunque la alegación de innovación depredador se presentaron en algunos litigios bien conocidos que involucran Kodak e IBM, abogados y economistas han producido poco creíble de trabajo explicando cómo este fenómeno puede ocurrir, sin mencionar cómo debe ser identificado y solucionado si considera que amenazan el bienestar de los consumidores. Esto no es sorprendente: una regla legal que define innovación predatoria – si va a haber ninguna regla – es aún más problemático para articular que la regla de precios predatoria óptima, deben equilibrar las políticas públicas desalentando monopolística depredación contra no sólo esas políticas alentando la competencia agresiva sino también fomentando la innovación.

Ahora, justo cuando el hervidor de predación parecía estar hirviendo otra vez en segundo plano, los profesores Ordover y Willig han argumentado que incluso genuino innovaciones-nuevos productos que de alguna manera son superiores a los productos existentes en los ojos de los ingenieros y los consumidores-son en algunas circunstancias contrarias a la competencia. Para lidiar con este problema de competencia percibida, Ordover y Willig proponen un modelo de comercialización depredadora de innovaciones de producto que es defectuosa en teoría e inviable en la práctica.

Tanto la ley existente sobre la innovación depredador y el modelo Ordover-Willig están principalmente preocupados por el problema de la rivalidad entre sistemas depredadora a través de tie-ins tecnológico. parte I primero describe el fenómeno de la rivalidad entre sistemas y luego las circunstancias bajo las cuales Ordover y Willig creen pueden dar lugar a un problema de defensa de la competencia. Las partes II y III argumentan que el modelo Ordover-Willig domina muchas de las características de mejora de la eficiencia de tie-ins tecnológicos. Muchos de los puntos planteados se han hecho los anteriores comentaristas respecto a vinculaciones contractuales. Una debilidad importante del modelo Ordover-Willig es que, al no explorar las similitudes económicas entre vinculaciones contractuales y tecnológicos, da a las mejora de la eficiencia características comunes a ambos.

Parte II sostiene que Ordover y Willig han subestimado la importancia de la discriminación de precios como un motivo de rivalidad entre sistemas, y que ellos han pasado por alto las consecuencias beneficiosas de una estrategia de discriminación de precios. Parte III analiza otras características socialmente deseables de tie-ins tecnológicos y sostiene que el modelo Ordover-Willig es incapaz de considerar cómo la decisión de invertir en innovación está limitada por factores económicos y legales que limitan la capacidad de un innovador para excluir a otros de parasitismo en su creación de nueva información. Parte IV analiza diversas normas antimonopolios posibles para vinculaciones tecnológicas y concluye que una regla de por legalidad se es menos preferible a cualquier regla de la razón sin embargo propuesto y probablemente la regla socialmente óptima para la innovación depredadora.

Bajar como PDF